MUSICA DE OKINAWA: SUNAWAI PRESENTA DISCO

Buenos Aires, ciudad cosmopolita por naturaleza, recibe en su seno a una vertiente inucitada de comunidades allen de los mares, entre las cuales nítidamente resalta la comunidad japonesa.

En virtud de esta circunstancia, lógico es que en el mundo cultural de la gran ciudad, se vean reflejadas propuestas varias, musicales por ejemplo y en este caso la música de Okinawa.

Sunawai (Juntos), es un grupo de músicos autóctonos que cultiva esta perspectiva,(: Carina Nuñez, Facundo Arena, Jesica Jubino, Rubén Sánchez, Carolina Pivetta, Macarena Sánchez), y este 11 de Junio proximo presentan un disco.

SUNAWAI el próximo Sábado 11de Junio en LA HORMIGA DE ORO – 22 hs Medrano 688 y av. Corrientes (CABA)

En el populoso mundo de los instrumentos musicales encontramos al Sanshin (Rubén Sánchez) originario de Okinawa.

 

El sanshin (三線, literalmente “tres cuerdas”) es un instrumento musical de Okinawa, precursor del shamisen japonés. Parecido a un laúd, consiste en un cuerpo cubierto de piel de serpiente, mango y tres cuerdas.

Desciende del sanxian chino, introducido alrededor del 1390 al archipiélago japonés de Okinawa, centro del antiguo reino de Ryukyu.

Como su antecesor, posee un mango largo y angosto, sin trastes. Este se continúa en una pica que atraviesa la caja de resonancia rectangular. La misma se construye con tapa y fondo de piel de serpiente – en general pitón– cubriendo las fajas de madera.

La denominación de este laúd ha sido tomada del número de órdenes (en japonés san = tres, shin = cuerda), punteados comúnmente por un plectro de asta que se ajusta al índice derecho. Durante el S. XVI el sanshin se difundió al resto del Japón y dio origen al shamisen.

En la actualidad es el instrumento más importante de la música clásica y folklórica del archipiélagos de Okinawa. Se lo ejecuta solo o en diversos conjuntos, acompañando el canto y la danza. En Okinawa ha cedido su nombre al género vocal cortesano uta-sanshin.

El sanshin (三線, literalmente “tres cuerdas”) es un instrumento musical de Okinawa, precursor del shamisen japonés. Parecido a un laúd, consiste en un cuerpo cubierto de piel de serpiente, mango y tres cuerdas.

Desciende del sanxian chino, introducido alrededor del 1390 al archipiélago japonés de Okinawa, centro del antiguo reino de Ryukyu.

Como su antecesor, posee un mango largo y angosto, sin trastes. Este se continúa en una pica que atraviesa la caja de resonancia rectangular. La misma se construye con tapa y fondo de piel de serpiente – en general pitón– cubriendo las fajas de madera.

La denominación de este laúd ha sido tomada del número de órdenes (en japonés san = tres, shin = cuerda), punteados comúnmente por un plectro de asta que se ajusta al índice derecho. Durante el S. XVI el sanshin se difundió al resto del Japón y dio origen al shamisen.

En la actualidad es el instrumento más importante de la música clásica y folklórica del archipiélagos de Okinawa. Se lo ejecuta solo o en diversos conjuntos, acompañando el canto y la danza. En Okinawa ha cedido su nombre al género vocal cortesano uta-sanshin.

El sanshin (三線, literalmente “tres cuerdas”) es un instrumento musical de Okinawa, precursor del shamisen japonés. Parecido a un laúd, consiste en un cuerpo cubierto de piel de serpiente, mango y tres cuerdas.

Desciende del sanxian chino, introducido alrededor del 1390 al archipiélago japonés de Okinawa, centro del antiguo reino de Ryukyu.

Como su antecesor, posee un mango largo y angosto, sin trastes. Este se continúa en una pica que atraviesa la caja de resonancia rectangular. La misma se construye con tapa y fondo de piel de serpiente – en general pitón– cubriendo las fajas de madera.

La denominación de este laúd ha sido tomada del número de órdenes (en japonés san = tres, shin = cuerda), punteados comúnmente por un plectro de asta que se ajusta al índice derecho. Durante el S. XVI el sanshin se difundió al resto del Japón y dio origen al shamisen.

En la actualidad es el instrumento más importante de la música clásica y folklórica del archipiélagos de Okinawa. Se lo ejecuta solo o en diversos conjuntos, acompañando el canto y la danza. En Okinawa ha cedido su nombre al género vocal cortesano uta-sanshin.

 

Exelente oportunidad para bucear en otros espectros musicales.

______________________________________________________________________________________