Sol de Formosa: emotiva noche de premiación de “Los mejores”

El “Sol de Oro”, máxima distinción, fue para Miguel Vargas, de Riacho He Hé

En una impecable sucesión de colores, emociones, creatividad y muestra de talentos, pasó otra edición, la número 22, de la gran Noche de Los Mejores, premios “Sol de Formosa” dejando una sensación de renovada esperanza y la certeza de una abundante siembra de diferentes generaciones, unidas por el amor a una Formosa expectante y luminosa. Justo Miguel Vargas, joven riachense, creador del software para medir arritmias, entre otros, presentado recientemente ante el mundo, se llevó el “Sol de Oro” al ser elegido por los 40 galardonados de una nueva noche para el recuerdo.
Una generosa sucesión de momentos especiales, desde la bendición impartida en pantalla gigante, desde un retiro en Paraguay, por el primer obispo formoseño Adolfo Canecin, a cada emoción en los diferentes rubros, con pequeñas grandes historias de los protagonistas -transmitidas al país y al mundo por Argentinísima Satelital- y las muy lucidas presentaciones de artistas, todos locales, dieron brillo y emotividad a un evento que no tiene techo, sigue mejorándose con cada edición.
 
 
La doctora Claudia Bogado, directora ejecutiva del Diario La Mañana, distinguido por sus innovaciones y contenido, recibió la distinción y ratificó el deseo de brindar a Formosa un vigoroso medio de conexión con la actualidad.
 
 
Las mujeres presentes en la gran Noche de Los Mejores recibieron flores de manos del creador del evento Julio César Duarte y, posteriormente otras, regalos de firmas comerciales que adhieren a la premiación. Con un ingreso espectacular de Real Mariachis y su decena de integrantes se dio el puntapié inicial, en tanto que en los paréntesis se fueron turnando Ritmos Latinos Say jú, Víctor Danieri, Salsón Ritmos Latinos y Caribeños y, finalmente, las interpretaciones del Grupo Sistema Solar, con muy aplaudidas canciones que sirvieron para soltar tensiones, bailando.
 
 
El coqueto salón de Medina Eventos, frente al aeropuerto, lució sus mejores galas y a la par de la entrega de los premios “Sol de Formosa” se fueron probando sabrosas empanadas y picadas, para después la cena y el postre, con finos detalles en cada mesa y la deferente atención de los anfitriones.
Dos matices totalmente opuestos a las ediciones anteriores tuvo ésta que concluyó en la madrugada del lunes; por una parte, se dejó de lado -aunque sólo por un momento- aquello de homenajear en vida, no a los muertos, por la reciente desaparición física de uno de los nominados para el premio, Carlos Alberto Cano. Ello sirvió para ratificar el compromiso resumido en un poema de Ana María Rabatté, que versa “No llenes tumbas de flores, llena de amor corazones, en vida hermano, en vida”… Por otra parte, los ganadores de la máxima distinción, el Sol de Oro, fueron en los últimos años personas de avanzada edad, en tanto que esta vez fue para un juvenil exponente del protagonismo útil, nativo de Riacho He Hé, Justo Miguel Vargas.
 
 
En la misma ceremonia, recibieron sus diplomas y medallas los egresados 2014 de la Escuela de Comunicación Orientada al Liderazgo, notándose la presencia de alumnos -de diferentes edades y realidades sociales- de distantes lugares del interior provincial, en coherente conjunción con la labor de la Consultora Efecto 10.
 
 
Los premios “Sol de Formosa” tuvieron su cierre con un fuerte sapucay y un ¡Viva Formosa, carajo!, transmitido hacia los cuatro puntos cardinales. Un símbolo y la renovada vigorosa esperanza de un tiempo mejor, con protagonistas de la excelencia.
(Fuente: Diario la Mañana)
________________________________________________________________________________________________________